Receta de hummus

 En Recetas, Vegetarianas

El hummus es una crema de garbanzos y sésamo muy popular en todo Oriente, aunque no en todos los sitios consta de los mismos ingredientes. Se dice que tiene su origen en el antiguo Egipto (Siglo XIII), aunque la receta seguramente no sería exactamente igual. Se cree que los garbanzos se descubrieron en esta región alrededor del 3.000 a.C. y que fue el primer vegetal en ser cultivado. El sésamo o ajonjolí a su vez fue la primera semilla de la que se sacó aceite.

Ingredientes

  • 400 gr de garbanzos
  • 2 cucharadas soperas de tahini (yo utilizo tahini sin sal)
  • Sal del himalaya o sal marina (más o menos media cucharadita, pero va al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Zumo de medio limón
  • 1/2 ajo
  • 1/2 cucharadita de cominos
  • Pimentón de la Vera (al gusto)
  • Perejil
  • Agua

Preparación

Se puede usar un bote de medio kilo de garbanzos ya cocidos o cocerlos tú mismo. Yo prefiero hacerlos yo. Los cuezo hasta que queden blandos (como para ensalada o cocido) con dos clavos de olor, una hoja de laurel, dos bolitas de pimienta negra y media cucharadita de cominos. Si quieres puedes ponerles una pizca de algas kombu que va a hacer que no las legumbres no provoquen gases, además de añadirle los minerales de las algas :). No se nota el sabor.

Si es de bote, lavarlos bien para quitar el “agüilla” que traen.

El tahini puedes comprarlo hecho en herbolario o en la sección bio de muchos supermercados, pero si donde vives te resulta complicado encontrarlo, puedes hacerlo tú mismo; es muy sencillo. Se baten un par de cucharadas de sésamo tostado y se le añade agua hasta conseguir la consistencia de una crema. También puedes echarle un poco de aceite de alguna semilla o de oliva, pero como el sésamo ya de por si tiene un sabor muy aromático, no eches demasiado. En el caso de usar aceite de oliva, utiliza uno no muy intenso y que no tenga matices “picantes” para que no amargue el tahini. Si quieres puedes añadirle una pizquita de sal.

Se baten los garbanzos cocidos, el tahini, el zumo de limón, el medio ajo, el chorrito de aceite de oliva, los cominos, la sal y más o menos medio vaso de agua hasta que quede una consistencia un poquito espesa, no líquida, ¡ojo!. Es una salsa para untar pero no debe desparramarse por el pan ;). Si ves que está muy espesa añade un poco más de agua.

Una vez conseguida la consistencia deseada, se sirve en un bol de cristal y se le añade pimentón al gusto, un poquito de perejil, un chorrito de aceite de oliva y si quieres algunas semillas de sésamo. También, puedes reservar unos pocos de garbanzos para la decoración si quieres.

Es un plato muy fácil de hacer, delicioso, nutritivo, para compartir,… O no… ;), y en cualquier caso para disfrutarlo.

 

Compartir artículo:

Deja un comentario