Ensalada templada con tomate seco, albahaca y setas

 En Recetas, Veganas, Vegetarianas

Aunque ya no haga tanto calor, sigue apeteciendo tomar una nutritiva ensalada. La que os traigo hoy es un poco diferente; templada y con una mezcla muy interesante de sabores. Espero que os guste 😉

Entre los ingredientes principales está el tomate seco, que por si no lo sabíais, tiene más propiedades que el fresco. Curioso, ¿verdad? Estas son algunas de sus excelentes propiedades:

  • Rico en antioxidantes, en concreto contiene licopeno, que le aporta su característico color rojo, y además es antiinflamatorio y regula el sistema inmunitario y hormonal, entre otras funciones. El tomate seco contiene 12 veces más licopeno que el fresco, ¡12 veces!
  • Contiene el doble de vitamina A que el tomate fresco. Esta vitamina es buena para la vista, la piel, el pelo y para el mantener el buen estado de las mucosas en general (intestinos, estómago, garganta,…).
  • Ayuda a una mejor asimilación del hierro, que tiene muchos beneficios en el organismo: favorece el buen funcionamiento del cerebro, aumenta nuestra energía, potencia el sistema inmunitario, ayuda a conciliar el sueño, asegura el buen funcionamiento de nuestros músculos…
  • También supera al tomate fresco en cantidad de vitamina B, buena para el sistema nervioso, el corazón, la piel y el pelo, para favorecer la asimilación de los alimentos, y la vitamina C, además de ser conocida por aumentar las defensas, es buena para regular el colesterol, favorecer una correcta circulación sanguínea, y mucho más.
  • Por último, los tomates secos también tienen mayor proporción de potasio, sodio, magnesio y fósforo, minerales fundamentales para nuestra salud.

Ingredientes

  • Rúcula, lechuga lollo rosso u otras hojas verdes
  • Tomate seco
  • Hojas de albahaca fresca
  • Calabacín
  • Cebolla roja
  • Setas
  • Pimiento rojo crudo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Limón o vinagre de módena para el aliño
  • Sal marina o del Himalaya

Preparación

Se saltean las setas y el calabacín en un sartén con un poco de aceite de oliva. Mientras se echan en un plato las hojas de rúcula u otras tipo de hojas verdes, la albahaca fresca, el tomate seco troceadito. Cuando ya tenemos listas las verduras rehogadas, se añaden al plato con el resto de las verduras para que quede una ensalada templada.

Si quieres puedes aliñar la ensalada con un toque de limón, sal y aceite, o con vinagre de módena para darle un toque un poco dulce que contrastará muy bien con el sabor intenso del tomate seco. Espero que la disfrutes 🙂

Si quieres más ideas de ensaladas perfectas para otoño, aquí te dejo el enlace de la ensalada de escarola con granada y nueces, o si lo que te ha llamado la atención son las setas, aquí tienes una ensalada  templada con shitake a la cúrcuma.

 

Compartir artículo:

Deja un comentario