Trufas de chocolate crudiveganas

 En Recetas, Veganas, Vegetarianas

Las trufas de chocolate crudiveganas son un dulce ideal para tener siempre en la nevera, ya que no tienen azúcar pero son muy nutritivas y nos sacian las ganas de chocolate, porque tienen todas los beneficios del cacao (es el alimento más rico en antioxidantes, que además contiene gran cantidad de minerales, vitaminas y fibra) sin los perjuicios del azúcar.

Yo las suelo guardar en el congelador (aunque con que estén en la nevera es suficiente) y son perfectas para un fin de comida familiar o con amigos o para llevarse algo a la boca a la hora del café o, por qué no, cuando el cuerpo nos pide dulce 😉

Ingredientes

  • 250 – 300 gr de avellanas u otro fruto seco crudo (para que tenga todas sus propiedades)
  • 20 dátiles de los pequeños
  • 3 cucharadas soperas de cacao en polvo
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 poquito de ralladura de limón (al gusto)
  • 1 pizca de sal (marina o del Himalaya)
  • 1 poco de vainilla en polvo (al gusto)
  • 1 ó 2 cucharaditas de algún superalimento (si nos apetece): maca y/0 lúcuma -dan sabor a caramelo-, baobab, algarroba – es muy similar al cacao pero menos amarga -…
  • Sésamo, ralladura de coco, trocitos de frutos secos picaditos y/o cacao para la cobertura

 

Preparación

Se ponen a remojo los dátiles durante 2 horas ó 2 horas y media. Después, se deshuesan y se baten un poco con la batidora hasta que quede una pasta (No hay que batirlos tanto que quede un sirope).

Molemos las avellanas o el fruto seco que hemos elegido para hacer “harina” del fruto seco; no hace falta que esté muy picado, así quedarán trocitos en la trufa.

Se mezcla la “harina” del fruto seco elegido y los dátiles. Cuando esté bien mezclado, se añade primero el cacao y luego el resto de ingredientes se va mezclando todo con las manos. Se prueba y, si nos gusta el sabor, se van haciendo bolitas que se pasan por nos platos que tendremos previamente listos llenos de coco rallado, cacao en polvo, sésamo o algún fruto seco picadito, ¡Imaginación al poder!

Si la textura os ha quedado un poco líquida podéis añadirle frutos secos hechos harina (esta vez sí que como si fuera polvo) para que se puedan hacer bien las bolitas. Si aún así os cuesta, yo suelo meter la pasta de cacao que nos ha salido en la nevera y así es más sencillo de manipular.

Cuando ya las tienes listas, se meten unos 20 minutos en la nevera para que empaste mejor. Y …. ¡Ya podemos disfrutar de unas trufas de chocolate crudriveganas, deliciosas y sanas! 😉

Compartir artículo:
Comentarios
  • Itah
    Responder

    Las haré y subiré fotos! A ver q tal saben 😉

Deja un comentario