Chocolate sano (con sabor a coco)

 En Blog, Recetas

Chocolate sano (con sabor a coco)

El cacao es un alimento con unas propiedades maravillosas: tiene vitaminas, minerales y fibra. Ayuda a mejorar el estado de ánimo por su contenido en triptófano (un aminoácido esencial precursor de la serotonina), equilibra nuestro sistema nervioso ya que es rico en magnesio, ayuda a fortalecer los huesos gracias al calcio y nos da energía.

Además, tiene más antioxidantes que el té verde. Pero todas estas propiedades pueden no ser tan beneficiosas cuando como solemos tomarlo es en forma de chocolate que suele suele estar elaborado con leche y con azúcar. Por eso, para que aprovechéis todos los beneficios del cacao sin pasaros con el azúcar – ya sabemos que es muy difícil quedarse en un sola onza 😉 -, os proponemos una receta sana de chocolate:

Ingredientes

  • 1 vaso de aceite de coco
  • 2 cucharadas soperas de cacao en polvo (o 1 de cacao y 1 de algarroba)
  • 1 cucharadita de lúcuma o maca (opcional)
  • Panela o sirope de ágave
  • Ralladura de limón
  • 1 pizca de sal del himalaya o sal marina

Necesitamos

Molde de silicona con forma de tableta de chocolate (o la que nos guste) y una cazuela.

Elaboración

Se calienta el aceite de coco al baño María hasta que se derrita. Entonces, se le añade el cacao, la lúcuma o maca (que dan sabor a caramelo), la ralladura de limón, la pizca de sal y la panela o el endulzante elegido al gusto. Se prueba y si está como se desea, se echa todo en el molde y se mete en la nevera para que endurezca.

En vez de la lúcuma o la maca se le puede echar un poquito de vainilla si se prefiere.

En cuanto al endulzante, mi recomendación es que sea panela o azúcar moreno integral de caña, porque el sirope de ágave se va al fondo y es más difícil calcular el dulzor o pueden quedarse algunas zonas mucho más dulces que el resto o quedarse en el fondo del recipiente donde se caliente y quedar un poco amargo.

Si no te gusta el chocolate amargo y quieres evitar echar mucho edulcorante, es mejor echar la mitad de cacao y la mitad de algarroba que es más dulce.

 

 

Compartir artículo:

Deja un comentario